lunes, 30 de enero de 2012

Tenemos conceptos diferentes acerca de una relación, la concebimos de forma muy parecida, pero los pequeños detalles en que difieren pueden llegar a ser un obstáculo, son una fuente de inseguridad.
Yo pienso en el comienzo y en el desarrollo de esa relación. Soy consciente de la presencia de un posible final, pero siempre intento borrar esa idea de mi mente, disfrutar el momento y soñar con que el siguiente sea mejor.
En cambio, tú das por finalizada una relación antes de que comience. Ese pequeño detalle es la causa de tal sentimiento de inseguridad y confusión. ¿Es una prueba de que no consigues darle importancia a una relación?, ¿es una prueba de que te lanzas sin importar el resultado y sin sentir nada?; si es así, ¿cómo puedo saber de verdad que te importo?, ¿cómo puedo saber que no soy un peón más en este juego que tú llamas amor, si es que se le puede llamar así?
No exijo una muestra intensa de sentimientos al comienzo de una relación, yo tampoco puedo ofrecerla. Simplemente busco sinceridad, y la completa solución de cualquier duda, problema o conflicto interior.
¿Qué me das tú a mí?, ¿qué me ofreces?


Shawn Baber  


Sólo yo

- ¿No sientes a veces confusión?, ¿no te ves a veces incapaz de elegir?
- Pues sí, muchas veces me siento así, indecisa, pero enseguida llego a una solución. Es como si tuviera que elegir entre miles de colores, y cada color constituyera una forma diferente. Finalmente elijo, de forma insegura, pero feliz con mi elección. Que no sea capaz de elegir fácilmente no significa que ninguna de las opciones no me satisfaga lo suficiente, al contrario, veo en todas algo bueno, algo que me gusta y que me atrae, y que les da un valor especial. No concibo mis elecciones a partir de un criterio basado en favoritismos; para mí, no existen favoritos, sino lo adecuado para cada situación o circunstancia, lo que realmente exprese como me siento. Así que, siempre elegiré según el estado de ánimo en el que me encuentre o los pensamientos que crucen mi mente en ese instante, de forma espontánea pero con un toque racional.


http://www.flickr.com/photos/luxchaoticnonexistent/6790722635/in/photostream

martes, 10 de enero de 2012

Y no hay mentiras, sólo escondites

A punto de explotar,
estoy por mi vida borrar,
porque sólo sean faltas, ganas de llorar.
Y al menos sólo eso,
y al menos sólo mentiras,
pero no, aún esto no termina.
Ojalá pudieran serlo,
mentiras sólo,
para poder creerlo,
aunque sólo sea un reflejo.
Y ojalá hubiera llamas,
mientras te enseño
que no hay otra verdad,
que no hay mentiras en las mentiras,
porque en realidad
todo era verdad,
todo era cierto, 
no mentí,
simplemente sentí.
Pensé, hablé, te mire,
vi tus ojos,
y los encontré rojos.
Solamente amé,
observé el mundo,
y lo encontré borroso,
y borroso entre lágrima y lágrima
dislumbré un destello 
fragmentándose en blanco y negro, 
no vi colores,
ni me preocupé, sólo amé.
Y sé que aún te quiero
a pesar de que mi vida borré.



¿ Escribo simplemente por escribir?

Desahogo en forma de un diario de sensaciones e ideas ciertamente abstractas.
Sin pretensiones de que me conozcan, ¿o miento?.
Todo es posible.
Oculto tras mis palabras, aquellas que dejo escapar desde lo más profundo de mi mente se puede hallar
No estaría mal ahogarse en un mar hecho de mis propios pensamientos, o navegarlo con un velero en un solo sentido, pero todo esto es demasiado profundo.
No puedo evitarlo.
Sobrevivo entre alegría y alegría, entre tristeza y tristeza. Como todos.
Pensamientos y sentimientos que se funden entre lágrima y sonrisa.

El resumen: Caóticamente hablando.